2.22.2007


1 comentario:

hernan dijo...

las ciudades que habitamos son esos pequeños comentarios que usamos como postes para no vomitar el vacio y el caos
no olvidemos la fotosintesis el foton saltando desde el infierno termonuclear y entrando en las membranas tilacoides, de alli para adelante es la voz del azucar caminando en las ciudades sinapticas que abrimos con las manos
adoloridas despues del mismo puñetazo al demonio
que es una palabrita inofensiva pero hipertrofiada en la inocencia de los pobres
hagamos entonces pintura en vivo
pero despues de cagar y morir
en paz
para que el sodio y el potasio
y las membranas
hagan una costanera infinita
llamemos los pinceles
que los arboles en su fotosintesis
y su silencion tomen el poder
que la tarde se alargue en los ojos
de la hembra
y se haga uno con el grito de dolor
del alquimista que no fuimos