11.28.2007

Matthew Barney

The Cremaster Cycle - El ciclo Cremaster


por Leo Lobos


La primera vez que oí hablar de Matthew Barney fue en CAMAC, el centro de arte de la ciudad de Marnay-sur-Seine en Francia (http://www.camac.org/), donde me encontraba realizando una residencia creativa gracias a la beca UNESCO-Aschberg de literatura del año 2002. La televisión francesa anunciaba en sus programas de noticias la exposición de Matthew Barney en el Museo de Arte Moderno de la Ville de París, la muestra se desarrollaria desde el 10 de octubre del 2002 al 5 de enero de 2003.


Por primera vez en Francia Matthew Barney, presentaría en forma integra el ciclo Cremaster, un dispositivo inédito que asocia el lenguaje del cine y la escultura. No pudimos dejar de comentar, con la artista visual chilena Paz Carvajal y el actual director de CAMAC el francés Jean Ives Coffre, puesto que las imágenes que la TV francesa nos presentaba eran por decirlo de alguna forma: indefinibles, y sin duda estábamos frente a algo nuevo.


Iniciado en 1994 con la película Cremaster 4, al que le seguirían sucesivamente Cremaster 1, 5 y 2 este proyecto particularmente ambicioso, no daría la consagración a Matthew Barney sino hasta 8 años más tarde con la conclusión de este ciclo con la película Cremaster 3.


Desde su debut en performances artísticas, el artista norteamericano nacido en 1967, atleta profesional, experimenta con los limites de su propio cuerpo. Aquí en este ciclo de películas, él prosigue esta investigación y se refiere a diferentes mecanismos biológicos, tales como los movimientos controlados por el músculo Cremaster. El músculo Cremaster (del nombre de su descubridor) provoca la contracción, ascenso y descenso de los testículos en relación a los estímulos exteriores como el frío o el calor. De la misma forma que investiga la indeterminación sexual que caracteriza el embrión durante las seis semanas siguientes a la concepción, antes de la formación de sus órganos reproductores. Esta in-diferenciación abre campo potencial que será para el artista el leitmotiv de su creación.


La práctica de Matthew Barney abarca, sin ninguna jerarquización, todos los medios. Como la utopía romántica de Gesamtkunstwerk (obra de arte total), Barney desarrolla: el diseño, la fotografía, y la escultura en sus películas y que al mismo tiempo constituyen formulaciones plásticas autónomas. Elaborando en el espacio y el tiempo una obra multidimensional.


Matthew Barney manifiesta desde su debut una predilección por los materiales maleables, tales como la vaselina, la cera, la resina plástica...en un ir y venir entre la forma y lo informe. Por ejemplo el bar de Cremaster 3, que abre la exposición en París, nos ofrece una máscara de vaselina fija como el efecto de un sistema de refrigeración. Oponiéndose a todo discurso lineal y a toda lectura univoca de su trabajo, Matthew Barney desarrolla en sus películas una iconografía de referencias múltiples. Cada episodio se inscribe en lugares específicos: Bonneville, Utah, Budapest y Nueva York. La arquitectura es asimilada por los personajes, por ejemplo los del Estadio Bronco o el edificio Chrysler en Nueva York. Cada parte de Cremaster es identificada por una forma y color propios, el artista se inspira en épocas y géneros específicos. Así su imaginario incluye mitología griega y el atletismo profesional, el cine de Hollywood y el arte de la magia, el psicoanálisis y la música “hard-core”.


El año 2005 tuve la oportunidad de ver, esta vez en la Pinacoteca de San Pablo en Brasil el ciclo Cremaster en su totalidad, y además como bonus track el estreno de una nueva película de Matthew Barney filmada en el famoso carnaval de Salvador de Bahía. La película titulada: “De Lama Lamina”, donde el personaje hace literalmente el amor con la maquinaria del bloco de Carnaval acompañado de la música del guitarrista Arto Lindsay y su banda y donde nuevamente Matthew Barney reflexiona sobre el tema del cuerpo, la sexualidad y la maquina.



En Santiago de Chile, noviembre 28 de 2007.


Matthew Barney (25 de marzo de 1967 en San Francisco, California), artista realizador de vídeos. Asistió a la Universidad de Yale donde primero estudió medicina, pero más tarde, obtuvo su licenciatura en Bellas Artes en 1989 y en 1991 se graduó de la Universidad; más tarde se mudó a Nueva York donde vive actualmente. Actualmente es pareja de la cantante islandesa Björk, con la que ha colaborado en su último proyecto multimedia.

Desde las primeras etapas de su trabajo, Matthew Barney ha explorado la trascendencia de las limitaciones físicas en el arte multimediático que comprende películas, instalaciones de vídeos, escultura, fotografía y dibujo. En sus primeras exhibiciones, Barney presentó instalaciones esculturales muy elaboradas que incluían vídeos de él mismo interactuado con varios objetos y desempeñando proezas físicas como escalar el cielorraso suspendido de cables de acero. Su trabajo está influenciado por el arte barroco y las instalaciones de vídeos incluyen imágenes que se contraponen en significado y que, con interiores cargados de decorados complejos, motocicletas y actuaciones en vivo, sobrecogen al espectador. En sus trabajos también refleja su interés por la anatomía representando seres inexistentes.
A partir de
1992, Barney empezó a introducir criaturas fantásticas en su trabajo, lo que sería una premonición sobre la temática de películas narrativas posteriores.

En 1994 Barney empezó a trabajar en su ciclo épico Cremaster, un proyecto fílmico dividido en cinco partes sin orden especificado, el cual es acompañado de esculturas, fotografías y dibujos interrelacionados.Un trabajo anterior a Cremaster fue el vídeo Field Dressing en 1989, donde ya había volcado lo que más tarde desarrollaría en su trabajo actual.

El título de su trabajo hace referencia al cremáster, es decir, el músculo que sostiene a los testículos y hace que éstos se muevan a hacia arriba y abajo de acuerdo a los cambios de temperatura, la estimulación externa o el miedo. Como productor y creador de Cremaster, Barney también participó activamente en el desempeño de personajes tan variados como enigmáticos: un mago, Harry Houdini y un reconocido asesino: Gary Gilmore, entre otros.
En los films que integran a Cremaster, Barney muestra el enfrentamiento del hombre con su sexualidad y para ello hace uso de metáforas y analogías fantásticas.

El conjunto de films están integrados por una mezcla de autobiografía, historia, mitología y un universo muy íntimo donde las imágenes y los símbolos están interconectados entre sí. El ambiente creado es complejo y hermoso. El orden de exhibición de los films no sigue un orden, así pues, Cremaster 4 exhibido en 1994, Cremaster 1 en 1995-96, Cremaster 5 en 1997, Cremaster 2 en 1999, y Cremaster 3 en 2002. Matthew Barney ganó con Cremaster el prestigioso premio Europa 2000 en el 45° Bienal de Venecia de 1993.

El trabajo de Matthew Barney ha generado fuertes controversias: por un lado, quienes aclaman su trabajo se basan en la riqueza y carga de las exposiciones como así también en su complicado entendimiento y significado de las obras. Quienes lo critican, argumentan que con las series Cremaster, lo que intenta es impresionar.

The Cremaster Cycle, fue una exhibición organizada por el Guggenheim Museum, fue premiada en el Ludwig Museum, Colonia, Alemania en junio de 2002. En octubre del mismo año fue presentada en el Musée d'Art Moderne de la Ville de Paris, y después fue presentada en Nueva York.
Les sugiero dar una mirada en: http://www.youtube.com/watch?v=8HXYjj6YlT4&feature=related

2 comentarios:

Cely dijo...

Me gusta mucho este espacio, felicidades.
Te invito a visitar este blog, encontraras muchas otras cosas igual de interesantes http://mydigitalnotebook.blogspot.com
Bye

SOFIA dijo...

Es un agrado encontrar este blog.
felicitaciones.
Mi fin es estar así abstraída como en un sueño magno y renovar mi sangre tras un largo cansancio.
sofia.
p.d
seguire pendiente de todo lo nuevo que crees
cariños